Cómo publicar en Bigotón Watch:

Este blog se ha convertido en una página de Facebook. Visítanos para subir tus fotos bigotónicas o para ver las ya incluidas (aquí abajo solo aparecen algunas de ellas, hay muchas más):


martes, 9 de septiembre de 2008

El bigotón definitivo


Llevaba tiempo queriendo escribir algo digno de ser publicado en Bigotón Watch y, dado que la actualidad nacional y sus bigotes están de un soso que espanta, voy a quitarme la espinita.

Pueden pensar que el título de esta entrada en algo pretencioso. Nada más lejos de la realidad. El onvre cuya imagen acompaña estas líneas podría, merced a su privilegiada estética, haberse dedicado al cock rock. Sin embargo, prefirió elegir el camino del porno y convertirse en el más jrande entre los jrandes. Sí, amigos, hablamos de Ron Jeremy.

El bueno de Ron entró en esto del porno de rebote. Abandonó su trabajo como profesor de educación especial y se murió de hambre como actor teatral, hasta que un día su novia mandó una foto suya a Playgirl; y el muchacho ya no pudo parar.

Entre sus muchas hazañas se encuentra habernos demostrado que la autofelación no es imposible en Inside Seka. El figurar en el Libro Guinness de los Récords; como el actor que ha aparecido en más películas para adultos porno —a la mierda los eufemismos, que estamos hablando de porno, joder—: según la Internet Adult Film Database 1.986 nada menos. Y el haber dirigido 276 documentales sobre reproducción humana, que no es moco de pavo. No he conseguido averiguar si ostenta el récord de actor aparecido en más películas de cualquier tipo, no sólo porno, pero supongo que será así...

Todos ellos grandes logros para un muchachito nacido en una familia judía de clase media-alta y que fue a clase con todo un director de la CIA, George Tenet. Observen, observen qué pinta tenían ambos cuando iban al instituto:

Aunque el hombre ya está un poco mayor, no pierde el sentido del humor. Vean este anuncio británico, de un canal de televisión porno, en el que se autoparodia:


Y les recomiendo que no intenten igualar sus hazañas. Podrían hacerse daño.

Por: Camarada Bakunin

2 comentarios:

La navaja en el ojo dijo...

Por muy grande que la tuviese, que un tío peludo, gordo, calvo y feo como éste, fuese el protagonista es la mejor demostración de que el porno no se hacía para las mujeres.

Y aquí me surge una pregunta que probablemente deberíais plantearos los hombres (quizá post para Vicisitud y Sordidez reflexionando sobre el tema, Paco Fox): si las pelis porno están hechas para que las vean y disfruten los tíos, ¿por qué los actores tienen las pollas descomunales? Se supone que al público eso no le tiene que poner. El ejercicio de su labor profesional probablemente resultará mejor, pero... ¿no deja un poco epatados y acomplejados a los espectadores? ¿No sería mejor ver a alguien normalito consiguiendo follar todo lo que follan esos tíos? ¿Será por eso por lo que existe gente que ve las pelis de Torbe? Todas estas preguntas y muchas más serán respondidas en el próximo capítulo de "Enredo".

Paco Fox dijo...

Porque donde hay pollón, hay acción. O porque todos estamos enamorados de nuestras pollas. O porque todos somos pollófilos. O porque un pichulín da mucha vicisitud. O, realmente, porque el universo es poliédrico y se va a acabar en unas horas. Vaya usted a saber.