Cómo publicar en Bigotón Watch:

Este blog se ha convertido en una página de Facebook. Visítanos para subir tus fotos bigotónicas o para ver las ya incluidas (aquí abajo solo aparecen algunas de ellas, hay muchas más):


domingo, 19 de julio de 2009

El Racing de Bigotón (bigotes y júmbol)



De Santander, realmente. Pero durante tres meses fue el equipo de los bigotones. Lejos de patrioterismos chabacanos como jurar fidelidad a una bandera, a unos colores, a un escudo o a una causa de menor nobleza, aquel Racing de Santander de la temporada 1972-73 decidió jurar fidelidad a un bien altamente superior: el bigote. El de los propios jugadores y el del entrenador, el terrible Maguregui. Curioso tipo, el ‘Magu’: a su lado, Javier ‘Patapump’arriba’ Clemente parecía un híbrido de Antonio Gala y Jorge Valdano.

A lo que vamos, en todo caso: los bigotes. La cosa es que el Racing de Santander, en la temporada 71-72, había salvado la categoría –la Segunda División- en el último suspiro. Y, para su propia sorpresa, empezaron el curso 1972-73 con una victoria por 0-1 en el campo de Osasuna, recién descendido de Primera, con gol de Martín. Al parecer fue el propio goleador el que propuso a sus compañeros lo siguiente: dejarse bigote y no afeitárselo hasta que el equipo no perdiera un partido. Lo que al principio fue un comentario interno en el vestuario se hizo realidad plausible cuando, al cabo de una semana y en los Campos de Sport de El Sardinero, el once del Racing salió al campo luciendo bigote, aún no de gran densidad, pero ya camino del bigotón. El gol de Amado ante el Córdoba prolongó una semana más la apuesta de los bigotes. Y como Amado repitió una semana después en Cádiz y el equipo nuevamente ganó, los bigotes del Racing sobrevivieron siete días más, y ya toda la ciudad hablaba del bigótico talismán que protegía a su equipo.


Los bigotes cumplieron un mes en Santander, ante el Mestalla y con victoria por 2-0. El empate a nada de Valladolid los prolongó siete días más –la apuesta era no afeitarse hasta perder, no hasta no ganar-, y otro mes más tras un póker de victorias ante Sevilla, Logroñés, Elche y San Andrés. Así, el Racing ya llevaba ocho semanas sin perder, era el líder de la categoría y todos sus jugadores y técnicos lucían un bigote que dio el salto a la prensa nacional. Tocaba visitar Barakaldo, donde un barbero local se acercó a los jugadores santanderinos ofreciéndose a afeitarles el bigote esa misma tarde, toda vez que –decía- iban a perder ese mismo día. El barbero se plantó en el antiguo estadio Lasesarre con brocha, navaja y jabón dispuesto a rasurar los bigotes racinguistas. Pero no hubo caso: el partido acabó en empate a cero y el Racing de Bigotón sobrevivió siete días más. El Mallorca tampoco pudo hacer nada para vencer a los santanderinos, que ya llevaban once semanas sin perder, tantas como semanas de bigotámen.

Pero llegó el día en el que el bigote claudicó. Fue el 19 de noviembre de 1972, en Vallecas ante el Rayo. El 2-0 con el que concluyó el encuentro puso fin a la racha y a los bigotes del Racing, que amanecieron al día siguiente -20 de noviembre de 1973, dos años antes del óbito de ese personaje que popularizó el infausto ‘bigotito facha’ y otras cosas aún más infaustas- despojados del bigote. Un día triste para todos, no hay duda.

En todo caso, la fabulosa racha inicial del ‘Racing de los Bigotes’ -así se conoció al equipo todo el año, y así se le conoce aún entre la afición cántabra- sirvió para que los verdiblancos cogieron el impulso que les hizo ascender a Primera División en mayo de 1973.

Los integrantes de aquel Racing –lamentablemente, hay pocos documentos gráficos del momento; apenas el que acompaña estas líneas- eran: Santamaría y Alba (porteros), De la Fuente, Chinchón, Espíldora, Sistiaga, Porto y Camus (defensas), García, Barba, Argoitia, Gento –hermano del extremo del Real Madrid- y Santi (medios) y Martín, Aitor Aguirre, Amado, Arrieta, Docal y Sebas. Los 19 bigóticos que inscribieron el bigotón en la historia del júmbol patrio. Ahí es nada

Enviado por: David Arteaga

5 comentarios:

Diego Calleja dijo...

¿Se imaginan a las superestrellas "galácticas" de hoy haciendo algo así? Imposible...y mira que en el barca de la pasada temporada hubiera sido apoteósico.

emiliano dijo...

¡¡¡Bravo!!!

Anónimo dijo...

PLAS, PLAS, PLAS!!!, esto es un peacho post, si señor, felicidades maese Arteaga.

George Kaplan

Nando dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Nando dijo...

AWESOME!